Configurar un DNS de horizonte dividido maestro/esclavo con Bind

Intro

La razón de existencia del DNS es responder con una dirección IP a la consulta por un nombre determinado. El comportamiento normal y común es brindar la misma respuesta sin importar dónde se originó la solicitud.

Sin embargo, hay requisitos y casos de uso en los que es necesario configurar el servidor DNS con un conjunto diferente de direcciones para el mismo nombre de dominio.
Lo que haremos será crear dos respuestas diferentes para algunas zonas, basadas en la IP de origen de una solicitud. Así, si una máquina con una IP en la subred 192.168.202.0/24 (llamémosla interna) consulta nuestro DNS, recibirá una dirección IP interna como respuesta. Cuando la misma consulta sea iniciada por una máquina fuera de esa subred (llamémosla externa), el servidor DNS devolverá otra dirección IP.
No tiene sentido dar la misma respuesta para ambos casos. Porque los usuarios de la red interna deben acceder a los servicios a través de las direcciones IP de la LAN (que será mucho mejor en términos de rendimiento, así como la latencia) en lugar de acceder a través de la dirección de Internet pública.
En este artículo, nos centraremos en la implementación de esta función en la propia configuración del DNS.